Si es usuario registrado acceda aquí
cerrar

Acceso de Usuarios

Usuario:
Contraseña:

FondosDocumentales

Álvarez, Rosaura [RA]

(Granada, 1935)
Convenio de donación de su fondo documental, firmado por la autora, en octubre de 2011.
Ya se ha recibido documentación y se prevén más incorporaciones.
Pendiente de catalogar y digitalizar.

Biografía

Rosaura Álvarez

  Rosaura Álvarez nació en 1945, en Granada, en el Mirador de S. Cristóbal (Albaicín), en un carmen tradicional, lugar donde en la actualidad reside. Este paraíso cerrado la condicionó hasta el punto de negarse a ir al colegio (Riquelme y Niñas Nobles). Sus padres le pusieron un profesor particular, “depurado” por el franquismo y amante de la literatura, que leía para toda la familia las tragedias de Shakespeare, por lo que su fantasía de niña se pobló pronto de personajes de ficción. Con el bachillerato vino la entrada al instituto y nuevos estudios a los que no prestó atención alguna, abandonándolos en el tercer curso para dedicarse al conocimiento de la música. Los reinició tras unos años con brillante aprovechamiento, licenciándose en Ciencias de la Educación y en Geografía e Historia por la Universidad de Granada.
    Ejerció como profesora de Historia del Arte. Sus años en el conservatorio “Victoria Eugenia”, donde cursó Solfeo, Piano, Armonía, Historia de la Música y Estética, le afirmaron su afición musical, tan definitiva en su desarrollo artístico. Contribuyó a ello la amistad con el compositor Ruiz-Aznar, al que consideró uno de sus maestros, no sólo en música sino en toda su formación estética y humana. Conversaciones, libros o conciertos tejieron una relación para toda la vida que queda reflejada en su ensayo Perfil humano de Valentín Ruiz-Aznar (Granada, 2006). Alternó con estos estudios la enseñanza de Dibujo y Pintura en la Escuela de Artes y Oficios de Granada y Grabado en la Fundación Rodríguez-Acosta a la que llegó de manos del pintor Manuel Maldonado. Tuvo allí como maestros a Renato Bruscaglia y a José García de Lomas. Fueron las artes plásticas las que cultivó primero con exposiciones desde 1975 a 1982, año en que abandonó esta actividad por problemas de salud familiar que ocuparon todo su tiempo. Su pintura y grabado han sido estudiados por Manuel Alvar, Hernández Quero y Francisco Izquierdo, entre otros, todos ellos amigos y maestros como lo fue Emilio Orozco y Andrés Soria Ortega. Desde la Facultad hasta hoy, su amistad con José Manuel Pita y Elena ha sido y es fuente permanente para el conocimiento del Arte. La mirada pictórica de Rosaura ha permanecido visible en las calidades de su palabra poética.
    En este tiempo comenzó su andadura literaria bajo el magisterio de Juan Gutiérrez Padial que la dotó en gran parte de la exigencia poética que nos muestra su obra y la mantuvo en contacto con un diverso grupo de artistas, a su vez amigos del poeta, como Gerardo Rosales, Rafael Guillén, Juan-Alfonso García, Antonio Enrique, Francisco Guerrero... No fue hasta 1984 la primera edición de su obra, llevada a cabo por manos amigas de influencia decisiva en su hacer literario: Elena Martín Vivaldi, Antonio Carvajal y Carlos Villarreal, a quienes conoció en el entorno del archivo de la Chancillería junto a Lolita Ibarra, Pilar Núñez y Carmina Martínez. Fueron Elena, Antonio y Carlos los que dieron el visto bueno para que se publicara su primer poema en la Antología en honor de Soto de Rojas, que organizó Antonio Gallego desde la Universidad de Granada en 1984. Su libro primero es Hablo y anochece (Granada, 1986), al que seguieron De aquellos fuegos sagrados (Granada, 1988), edición al cuidado de Carvajal y Diálogo de Afrodita (en tres tiempos) (Madrid, 1994). Tres libros de temática fundamentalmente amorosa, donde ya destacan las que son sus señas de identidad poética. En primer lugar, la madurez, fundamentada en su conocimiento pictórico, formación musical, lecturas de los clásicos (especialmente místicos) y la investigación histórica; su relación con los círculos poéticos..., todo ello hace que la constancia y la corrección siempre estén presentes en su obra. La crítica ha hablado de la palabra exacta de Rosaura Álvarez, al par que se la clasifica en la corriente culturalista y neorromántica, ciertamente, hay un afán reivindicativo de devolver a la palabra poética todo su esplendor, y a su vez un proceder para implicar al lector en la perfección del oficio. Dominio de recursos métricos, novedad y tradición en la imagen, sintaxis rompedora de la lógica, expresión gráfica del poema , son mucho más que el brillo erudito, de origen clásico, modernista o posmoderno , pues se erigen en un nuevo “decir”.
    Después de El vino de las horas (Valladolid 1998) con prólogo de Carvajal, uno de sus mejores críticos, e Intimidades (Córdoba, 2001) con nota final también de él, su obra ha aparecido en numerosas antologías (unas veintidós). Destaca por el idioma la que hiciera en chino Zhao Zhenjian. En 2002 se creó la Academia de Buenas Letras de Granada, de la que es miembro fundador y donde ha ejercido el cargo de censora y coordinadora de la Sección de Poesía. Su discurso de ingreso, en 2003, Sobre nueva poesía de mujer en España, nos desvela una mayor preocupación por el tema del tiempo y la creación poética que, aunque presentes desde el inicio de su obra, son fundamentales en los libros siguientes. Publicó dos antologías con estudios espléndidos: Alrededor de la palabra (Granada, 2005), prólogo de Antonio Chicharro y Cármenes (antología trilingüe: español, inglés y francés) (Granada, 2005), con prólogo de Sara Pujol. El áspid, la manzana (Madrid, 2006), mereció el Premio Internacional de poesía “Antonio Machado”, en Baeza, 2006. Alter ego (Sevilla, 2008) introdujo una revisión del propio universo desde nuevos espacios, lugares, personajes, películas, que son los encargados de sustituir el yo poético en la imagen, pero la palabra sigue siendo de ese yo anterior, de ahí el título. La presencia de Granada, aparece muy velada y mezclada con la percepción del tiempo, ni se describe, ni se medita , sólo se contempla hasta sólo percibir sus efectos en el estado de ánimo. El sentimiento, la vivencia va en la poesía de Rosaura oculta en su cauce, barroco y esplendoroso a veces, otras en escuetas expresiones, en breves poemas. Si Biruté Ciplijauskaité habla de poesía disfrazada de palabra, habría que hablar más bien de multiplicación especular del sentido de las palabras. 

Descripción del fondo

  • Productores: Rosaura Álvarez.
  • Fechas extremas: desconocidas.
  • Tipos documentales: desconocidos.
  • Volumen: desconocido.
  • Soporte principal: Papel.
  • Tradición documental: Originales.
  • Estado de conservación: desconocido.

Hasta el momento, la documentación recibida se ha depositado en 5 cajas de conservación, dividas en series de Manuscritos y Correspondencia. Recientemente se ha incorporado al fondo documental 110 fotografías (ya digitalizadas), junto dos cuadernos de partituras y 11 libros de la autora, pendientes de escanear para poder realizar las búsquedas textuales que faciliten la identificación de los manuscritos.

Pendiente de catalogar y digitalizar.
  • Total documentos: 946
  • Documentos digitalizados: 106
El fondo documental abierto: se esperan más incorporaciones.

Bibliografía

POESÍA

1986— Hablo y anochece, Granada, Diputación Provincial de Granada, Genil.
1988— De aquellos fuegos sagrados, Granada, Corimbo de poesía. 2008: Granada, Alhulia.
1994— Diálogos de Afrodita, Madrid, Torremozas.
1998— El vino de las horas, Valladolid, Fundación Jorge Guillén.
2001— Intimidades, Córdoba, Caja Sur, Los cuadernos de Sandua.
2005— Alrededor de la palabra, Granada, Alhulia, Mirto Academia.
------ — Cármenes. Antología trilingüe, Granada, Método Ediciones.
2006— El áspid, la manzana, Madrid, Hiperión. Premio Antonio Machado en Baeza.
2008— Alter ego, Sevilla, Point de lunettes.
patronos
Junta de Castilla y León Ayuntamiento de Valladolid Diputación de Valladolid Universidad de Valladolid